viernes, 29 de abril de 2016

GUARRADA EN LA CARRETERA


La joven vivía ahí desde hace tanto tiempo que todos la conocían. En aquella carretera estaba acechante siempre. Sola y rota. La gente pasaba por su lado sin siquiera mirarla, otros la pisaban y la maldecían con pocas palabras : ”Que pegajosa, coño".
Sí pudiese hablar, como cambiarían las cosas. Tan silenciosa y tan tranquila. No conocía otro lugar que El Puente.
Recuerda una vida en que la llamaban Fiesta sobra decir las razones. Abría y cerraba cumpleaños, discotecas... Viajaba constantemente y le recibían con grandes sonrisas. Lo que un día le llevó al éxito, le hizo caer en la miseria. Hoy se encontraba agonizante, tumbada debajo del Puente con su rostro coloreado de rojo por el calor.
Aquella inocente criatura, como todo el mundo tenía escrito el destino desde que nació.
Desde que la dejaban caer hasta ser pisoteada. Desde pasar calor hasta ser comida por las hormigas ella sabía que aquello era el principio del fin.
Pobre piruleta Fiesta. Por culpa de chavales y sus guarradas esta ahí junto a otras muchas derritiéndose en cualquier rincón.
Pero hoy se partía por fin en dos y yacía casi sonriente en el sitio que durante tanto tiempo llamo hogar.

Sergio Carril Gallardo

2 comentarios:

  1. Kroketa kroketa kroketa kiero ser kroketa 🎶 jakasks ahora en serio cavesa alpargata mui vuena storia cn un final muy inesperado io ia me sperava pss k fuera una putilla o algo asi y pss mui bieno suve mas storias k stan triguapas pls me enkntas cara seboieta.

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gustó mucho la historia. Me parece que describiste muy bien la situación y que lograste transmitir algo de lástima y repulsión hacia esa mujer. Fue una temática algo cruda pero la supiste transformar en algo interesante que leer.
    Sólo unos detalles:
    Recuerda que en una oración que condiciona el "si" se escribe sin acento(í).
    Yo sólo escribiría el nombre propio de Fiesta con mayúsculas y "el puente" o "puente" sin ellas.

    Nos leemos ;)

    ResponderEliminar