domingo, 14 de abril de 2019

Diario de un rana

“Las ranas se alejaran de ti y de tus casas, de tus servidores y de tu pueblo, y no quedaran más que en el río”. Ex 8.7.

Estaba siendo una mañana extraña. Yo en el sofá, con mi familia... Para mi sorpresa sonó el teléfono, estábamos esperando la llamada del Ramón y Cajal, pero no eran ellos sino mi madre.
“Cariño, es mi padre ha llamao... desde el hospital, y me ha dicho que mi madre ha...se ahogó al pedir agua”. Fue todo lo que escuché entre sus titubeos.
Mi padre empezó a llorar, pero se recompuso muy rápido.
—Cálmate, piensa que ahora ya no sufre. ¿Qué estás en Canillas? Espérame en la glorieta de Mar de Cristal y cogemos juntos el 125. Así te hago compañía.
Colgó el teléfono. Nunca había visto a mi padre temblar tanto.
—Rocío, Enrique. La abuela.....
—Noooo, jodeeer, no puede ser, no puede ser, no puede ser.
Mi hermana se tiraba del pelo parquisonianamente y pegaba puñetazos al puz, a la mesa de cristal y a todo lo que no se moviese.
—No sabeís cuánto.... he rezado para que Dios se acordase de ella.
—No te equivoques papá, Dios, tal vez, le pusiera el parkinson, pero quien se ha acordao de ella ha sido Satán, el ángel que se rebeló contra Él.
—Gilipollas, cállate, la abuela no está en el infierno— me regañó mi dulce hermana.
Claro que no, hermana. Su cuerpo está bajo tierra y su recuerdo repartio en las mentes de todos sus familiares, pensé pa mí.
Después salió de un portazo del salón.
Con las pocas lágrimas que saqué en ese momento me puse frente a mi padre y le dije:
—Papá yo hasta que no se denuncie a los bata blancas por posible negligencia no me voy a quedar tranquilo.
Él me abrazó. Creería que lo necesitaba.
Tras cuatro horas de vida desaprovechadas, llamó mi padre, dijo que un tío, que habría visto dos veces de pequeño, venía a recogernos, que nos pusiéramos cualquier cosa “decente” y bajásemos puntuales. 
En verdad ni creía en velatorios ni cementerios ni funerales, pero ya que al funeral no había ido y llovía, decidí no escaparme con la bici como haría en cualquier otro caso.
Bajé las escaleras con mi hermana, que ya hablaba sola: “Tendría que haber estao más con ella, apenas la hice caso”. Así una y otra y otra vez. Vivíamos en un octavo.
Cuando salimos del portal, el tío de mi madre nos esperaba. Nos preguntó: “¿Que tal? Nos dijo: “Estáis mu grandes”, y nos abrazó. Sería el primer abrazo de un desconocio de esa noche. Menos mal que son abrazos de muerte en muerte.
Cuando llegamos al velatorio, nada más bajarnos, nos esperaban dos de mis primos, vestidos muy “decentes”.
—Hace mucho tiempo que no la veis. ¿Me equivoco?
—¿Cuanto tiempo habéis pasado con ella? Viva me refiero. —Le respondí.
Durante toda la noche, Rocío no dejó de mirarme. Papá y mamá nos habían recomendado que si queríamos no viésemos el cuerpo de la abuela, que nos quedásemos atrás. Así que a diferencia de los demás tuvimos que entretenernos de otra manera. Yo me fijé en otro “cuerpo”. Una prima que tendría tres años menos que yo, o sea catorce, como mi hermana. Sabía que aquello no se consideraría correcto, pero nunca antes había hecho algo correcto, así que decidí lanzarme.
—Claudia, ¿Verdad?
—Y tú Enrique ¿no?
Estuvimos con las típicas preguntas de dos personas que acaban de conocerse. Yo estaba ya muy nervioso, la verdad.
Me imagino que debió ser durante ese tiempo cuando Rocío aprovechó que no la miraba para echar unos huesecillos, de ancas de rana —o eso me dirían los maderos al día siguiente— en un vasito de menta poleo.
 
No era de mucha infusión, pero casi todos bebían ese agua manchada, y no, no fue por ser como los demás, ya ves, solo que a esas alturas me ardían los ojos, me sudaban las manos e iba hasta el culo de ansiedad, así que no podía ni pensar siquiera.
Así decidí coger el vaso que tenía más cerca y beber. Sentí como si varias agujas se incasen dentro de mi garganta...

La mierda (d)el perro

Cuenta la historia de un perro que se cagó en un gato y el gato se cagó dentro del perro, el mu literal. Sus pelos se impregnó de olor a mierda, claro está.
El gato por el culo, la mano le tuvo que meter pa sacarle su propia mierda y la de este, el mu visceral; el hígado rozó, el corazón palpitó y el estomago palpó. Con recuerdos de los papos que le gustaría palpar, el mu guarro, quiso probar el chicle que en una cavidad del perro tocó, y joder, eso estaba a otro nivel.
Empezó a descender por las cataratas del placer. Tuvo nauseas, tics nerviosos; quien le hubiese dicho que había consecuencias. Empezó a sentirse como una verdadera mierda y de esta forma se convirtió en humano. No podía caer más bajo y sentirse tan vivo. Cuando salía a la calle, la gente se le quedaba mirando todavía más de lo normal; lo común. Sus ropajes eran como su ideología; en carne viva y llena de zarpazos que su hermano siendo gato le metió. Por eso cuando andaba lo hacia rápido como un coche que fuese atentar al Congreso de los diputaos pa las cabezas de los leones cortar. Mirando siempre al suelo, viendo lo mismo que los del móvil, pero sin el móvil. Viendo el cielo del revés. Y pensó que se sentía bien. Viendo las estrellas negras que no eran sino chicles pegajosos de otros, viendo alguna parte del cielo descampao; las baldosas de la cera como nubes, y entre tanta desprendida encuentra claros, donde ve de que color es el suelo en realidad. Nada de cemento ni otros inventos humanos, sino barro que al oscuro rostro le tiraban los chavales , o él mismo al resbalar, con tanta baldosa amarilla desprevenía que no sabía a dónde ir y se chocaban sin querer. Finalmente pa terminar su agradable paseo decidió volver a su caseta y lamerle los pies a su dueño como un buen gato que es para lo que creía haber nacido. Por que cuando conocía la forma de vida de otro animal siempre quería volver a ser un gato.

miércoles, 3 de abril de 2019

Perdida 5

Si lo crees, créalo

Amate y dejate amar.

Los peros no justifican.

A veces, no me gusta lo que me hace, peeeeroooo es que hemos pasado tantos buenos momentos. En un secuestro cuando te traen el plato con comida o no te están pegando, también se pasan mejores momentos ¿no?, pero no se lo pasa uno bomba así que hay que salir de ahí a toda costa y todo golfo..

La vida como declaración de intenciones.

Estamos con alguien, en algún lado, por algo, por una intención y por que no tenemos otra cosa mejor que hacer. Asumimos prioridades. Así que lo mejor es no hacer perder el tiempo a quien queremos, ni atosigarle, ni olvidarle. Cuanto más tiempo sin verte, más curiosidad —e inseguridad— por el no saber. Pues no Y además pienso, que gilipollas has de ser si piensas que ojos que no ven, ganas acumuladas por siempre.

Despertar soñando

Estás inclaudia en todas mis albas.

Nadie sabe con corteza

Que es el amor sino la percepción que cada uno tiene del bien para si mismo/los demás.

Invierte en tu propia frutería

Una media naranja sabe igual que una entera.

Permanencia en la historia

Lo malo de lo escrito es que se lee, y cuando no te escribo, se que estás en esos pedazos de papel esperando a corregirlos una, dos... tantos días como no sepa el dónde.

¿Es posible?


Libertad es quererse a uno mismo sobre todas las cosas y que los demás lo entiendan. Y de expresión: que la gente se alegre. Eso ya seria el paraíso en la tierra.

Tan a fin mío
Una mirada tan especial de unos ojos tan normales. Lo cual tiene más merito por que los ojos son un rasgo más que la naturaleza nos ha dado, pero la mirada es algo que nosotros hacemos cada vez.

Perdida 4

Un día normal
Peinarte las cejas y decirte a los ojos lo que te quiero. Estar con tus oídos y decirles que no tengan envidia de cuello y que no le digan a nadie, las caricias con la lengua que nos damos en dedos, labios y sitios más insospechados

Soy un novio de la... el arte
Todo lo hacemos por amor al arte, excepto cuando tu arte es cagarla, que lo haces sin gusto alguno.

Menú

De primero horas juntos sobre capa de sem anas y (entre)meses y de acompañamiento muchos instantes que rellenar a elegir entre individual o a compartir. De segundo palabras claras en bocas húmedas bañada en la tinta de tus ojos. Y de postre: quién lo quiere, pudiendo haber dos personas bajo las mantas, asomando solo el pelo por fuera pareciéndose a dos helados de chocolate. Pero yo no necesito ningún sabor mientras me alimenten tus fugaces contactos, tus curas y el perfume tuyo que en la caja ponía: Esencia de siempre jamas te querré, juntos o no.

Impresiona y presiona
Siempre voy a tener fotos que las recordaré como tuyas ya que me obligaste casi a hacerlas. Mientras tu hacías de las tuyas y mejor que las mías, claro, yo tenia que mantenerme entretenido para esconder mis nervios de desorientado. No se como eras capaz de estar pensando la foto, pensar lo que ibas a decir y hablar a la vez, si yo solo pensar en responderte era puro nervio.

Hay quién se pierde por
Primera opción: tus ojos marrones y tu pelo —y eso que son de corto recorrido; todo lo contrario a tu ideología, que necesitas pasar varias veces para conocerla—. Segunda opción: otros se pierden literalmente sin saber cuando van a llegar a casa, ni cuantos autobuses o trenes tendrá que coger. Todo por alargar el tiempo de estar a tu lado; no por que necesites que te acompañe, obviamente, si no por que yo quiero y tú lo permites. Mi caso son los dos.

Plan de primera impresión
Oler tu perfume, sentir tu calor corporal y rozar nuestros pelos y nuestros hombros viéndonos reflejados en tu cámara de fotos mientras las vemos.

Todo se pierde
Te estoy haciendo perder el tiempo. Que va, además me gusta perder el tiempo siempre que sea con alguien que valga la risa.

Me repito
Yo de los madri-less y tú de los madri-less también. En matemáticas menos y menos es más. Algo más juntos, ¿no? Y en física al ser correspondido con la misma carga, tal vez, nos repelaríamos. Tu verás.

Pa gustos, olores
Hay quien le gustará usar de cojín el culo de su pareja, poner Netflix, y tumbarse al sofá o la cama. Sofá, manta y Netflix que dice Divinity, ¿o no era así? Te vas a reír, pero yo prefiero en vez de comerme tu culo, poner el brazo entre medias y usar de mesa tu espalda para escribirte.

Solo se que yo que se
Enamorarse es entender y/o complementarse. Querer y pasar mucho tiempo juntos, pero tambien por separado porque igual que uno no lee a alguien sin antes aprender a hacerlo, lo mismo es el amor. El abrir de un libro no tiene porque significar nada, pero algo aprenderás de toda relación con el libro o con alguien.

Perdida 3

Estados de carácter
No creo en personalidades solo en el carácter que se saca a pasear en cada instante en un lugar o ligar con una persona con un estado anímico diferente cada vez.

He tirado la lejía por doquier
El lado claro y brillante de la casa, es toda sala en la que tus ojos y yo nos mirásemos, disfrutamos tantos momentos... y desde que tú no estás, arden mis pies cada vez que paso por ahí.

De cambios pasatiempos y cambios importantes
Mira que he sufrido cambios en mi vida como del colegio al instituto o del instituto al exilio, pero nada es comparable con los nervios que pasé cuando pasamos de amigos a algo más.

No se si quiero que estés conmigo
Hoy las luces del metro pestañean como tú que segundo estás, segundo te vas, pero es todo expectativa de mi mente, claro; la realidad que me he construido yo a base de palos y palos para sobrevivir en la lista de espera de todas las personas a las que hiciste daño.

Paseo de película
Alomejor te sueno cursi, pero imagínate que nos quedamos así, de la mano congelados para siempre. Aunque pese a sonar gore podríamos arrancarnos los dedos a la fuerza o a mordidas. Tu dedo congelado, (un hielo) en mi copa, (mi boca), no me puedo imaginar el placer de tal cóctel. En invierno más te quiere quien pasea contigo con las manos en el bolsillo que quien saca tu mano a pasear. 

Amor tóxico
Que estoy en casa, y no precisamente comiendo pasas, así que pasa.
Cuidao con el escalón. Tu caida es mi ida, la ruina de mi ser, me echaría a perder si no te volviese a ver.
Robar, de eso sabes tú de lo que hablas. Robar en algún bar, que va, tú eras más de robar corazones y ver partidos, y te la soplase lo que dijese el VAR por que igual, tú ibas a gritar, a pitar, y cachondearte del arbitro que no arbitra ni tu vida ni tu caudal.

El juego de la Oca

Por que todo es un juego luego, existo y soy moderno si no duermo sin saber que tu risa isa que siempre va sin prisa es lo que me saca de mi casilla.

Amor Milennians
Oye te voy a dar un consejo; solo has de mirarte al espejo y leer tu viejo reflejo. ¿Con tus orejas de conejo te crees mi mejo? Paso y a otra cosa mari..., paso. No dejarás ningún poso ni en mi corazón ni en mi razón.

Horizontal

De lado a lado contigo disfrutando lo estrecho de esta experiencia y lo que tu cara abarca desde donde amanece hasta donde atardece. Desde tu frente hasta tus labios hay toda una historia por conocer..
Solo tú desnuda tu vida
Haz un ERE, un despido grupal, o suicidio colectivo con quien te ametralla a tormentas, con quién no te hace bien. Vamos todo lo que lleve el símbolo de que va caducado incluso antes de hacerse. El de tóxico.

Abraza eso y a nadie más
Quédate con quien te haga sentir bien. No con quién te trate como una señora de la zarzuela del siglo XVIII. Y si te tienes que ir, márchate, pero no sueltes de la mano nunca a las cosas y a las personas que de verdad creas que te quieren y te entienden. Por mucho que sea o haya sido una persona importante para ti, si ya no lo va a ser, despachala. Siéntete cómod@. La gente cambia y se que esta muy machacada la idea, pero yo la creo por verdad. Ese cambio significa que todo lo que funcionó para hacerte hueco en la vida de una persona ya no sirve. Pero hay maneras y maneras, de vivir y de estar. Personas y personas. Que irán llegando, o no. Pero sol@ tampoco se está tan mal. Si no se es capaz de disfrutar sol@ las pequeñas cosas y de valorar el tiempo propio ¿cómo vamos a saber lo que les conviene a los demás?

Perdida 2

Retención por interés
Perdona si no te llamo amor, ni por tu nombre. No pude quedarme con tanta información. Tus labios, carácter y tus mil formas de decir “vente lo pasaremos de puto padre” saturaron mi poco cerebro.

Debajo del ego
Hay quien no se calla ni bajo unos labios besando.

Matamoscas


Las matas acariciando.

Fervor ortográfico


El amor nos vuelve cuerdos, pero no cambiemos la o por la a. Sin cuerdas hay paraíso.

Miente si dice no me miente...

Me asusto cuando me crece la nariz, al decirme que lo nuestro estuvo bien, que volverá y que algún día lo olvidaré.

Mudo no estoy guapo

Se me queda la boca pequeña de no darnos besos ni decirnos te quieros.

Peliculón

¿Qué hace un frío corazón como el mio en una mente como esta?

Liber 

Yo no te deseo porque te quiero, y te quiero por que eres libre.

La cercanía (no) es importante
Para mi cerca es cualquier sitio en el que nos podamos querer y decir te quiero.

¿Me lo cuentas?

La distancia impide vernos, pero no querernos a uno mismo para con/el otro simplemente a ti mismo o al otro.

Pa gustos... nosotros


Los besos que fueron para mí no tenían porque haberlo sido, pero por tu mal querer y mal gusto ahí he estado.

Pérdida 1

Con mis pocas luces

Creo que nunca va a volar lejos esa manía que tengo de hacer intermitencias siempre que paso por el lugar donde estuvimos. Yo me iba, y tú y todos tus compañeros iluminabais el cielo. Yo os correspondí por puro instinto, pero se convirtió en una confirmación.

Tan vació era antes por dentro (?)

Nunca antes, una única frase había hecho tanto hueco en mi vida. Me has de hablar más para ir actualizando fondos de corazón.

El reflejo de lo que fuimos

Me estoy volviendo loco porque me miro al espejo y lo que veo no me gusta. No estás tú calentándome la nuca con tus palabras dulces, pero también con nuestras discusiones. Hay que discutir de todo y a todos. El amor tendría que beber, tal vez, de desacuerdos y arreglos, para poder mejorar en ciertos aspectos. ¿Cómo sino se puede entender que la convivencia sea respeto y condescendencia?

Pese a los cambios, cambia

Saber que la otra persona ha cambiado, ya piensa, se muestra y se comporta diferente. Pero quiere estar contigo, de la forma como antes lo hacíais que no te quiere apartar de su entorno. Tú ya eliges; si respetas lo que hay o te vas sin molestar de ahí.

¿Qué es el arte?
Los ojos son una obra de arte entre cada rostro; otra obra de arte, y es que he mirado iris, pero ninguno antes se parece al tuyo.

Ignorancia, asqueroso tesoro
La cara que puse cuando me enteré que mediante las orejas se podia alcanzar el orgasmo; con lo mal que follaba y hacia el amor ya podia haberme enterado antes. ¿De qué me sirve ahora? La patilla de las gafas es lo único que me besa por detrás de la oreja, y obvio que no es igual a cuando nos contábamos secretos al oído.

Claustrofobia en el amor
Al pasar por tu calle siempre miramos el patio de tu casa en la cuesta particular, el número 33 de las cuatro calles y otros pequeños portales de Belen que me pasaba en vela patrullando la ciudad toda la noche. Yo por inercia, los que me acompañaban por influencia. Nunca salias, y en verdad, se por qué, siempre estás en el lugar que yo evitaba; no por trauma, no por miedo, sino por claustofobia en el amor.

Te parece(s)...
Sus lunares. Tus pecas. Su forma circular. Tu rostro redondeado. Su brillo. Tu purpurina. ¿Ves como te pareces algo a la luna? Lastima que yo sea el sol que todo lo queme.

Todo lo posible y mucho más
Tal vez no sea el más indicado, pero te prometo que si salimos y no te ríes de mi o de mis gilipolleces, hay otra alternativa.

Muy yo
La vida son dos risas, pero igual también podemos llorar de emoción o sin razón o con tu banda de música preferida. Nos vamos a cualquier monte e imaginamos dragones que se llevan nuestros problemas a cualquier otra parte, como diría Dorian, que nos venga mejor.

Pinocho
Mentiría si dijera que no he puesto música y llorado aposta antes de hacerlo sin querer, por tu ausencia. Amor.